Men
Categoras

La sombra de la muerte capitulo 6. el juicio final


Capítulo 6
El juicio final

“Jesús dijo: yo soy la resurrección y la vida, quien cree en mí, aunque haya muerto vivirá; y todo aquel que vive y cree en mí no morirá para siempre” Juan 11: 25 y 26.

Tiempo buscándome, tiempo siguiendo el rastro de una sombra, y yo estaba ahí pero nunca lograron sospechar de mí, tú y Rivas son unos inútiles.
Rodríguez estaba amarrado a una silla, apenas había pasado unos minutos cuando recobro el conocimiento y logro ver el rostro de LA SOMBRA DE LA MUERTE, estaba impresionado, pero luego de unos segundos se adaptó a la situación. Detrás de la sombra había unas cortinas negras, dichas cortinas estaban tapando alguna especie de estatua, pero Rodríguez no le prestó atención, miro a su izquierda y vio que Marcus también estaba atado a una silla, pero este estaba inconsciente.
! Mal nacido desgraciado ¡de hoy no pasa que el peso de la justicia caiga sobre ti.
Dijo Rodríguez, apretando sus puños y contrayendo sus músculos para intentar zafarse.
El asesino esbozo una sonrisa sádica e insoportable.
Y… ¿tú crees que alguien se imagina dónde estamos? A mí no me parece.
Rodríguez cayó en cuenta, y comenzó a mirar a sus al rededores, estaba como en un sótano grande y abandonado, pero en realidad estaba en los cimientos de una estructura grande, pero no podía saber con exactitud que estructura era, había ratas por todos lados y las paredes filtradas, hacía que el lugar oliera a humedad.
Marcus comenzó a recuperar el conocimiento, mientras que LA SOMBRA miraba a ambos hombres, con una mirada que a simple vista se le veía que era un psicótico o un esquizofrénico.

¿Estas segura de haber visto el lugar?
Pregunto Daniel a Andrea, esta estaba muy segura de lo que había visto, sabía que el comisario Rodríguez y otro hombre estaban en peligro de muerte.
Daniel, estoy más que segura y ya deja de intentar llamar al comisario, porque el asesino lo secuestro.
Daniel palideció al escuchar, las palabras de Andrea. ¿Pero como podía saber Andrea estas cosas? Acaso… ¿realmente era su padre el asesino y ella era su cómplice? Este pensamiento volvió a pasar por la mente de Daniel, pero no tenía más nada que hacer tenía que arriesgarse.
Dime… ¿Por qué demonios mataste a todas esas personas?
Pregunto Rodríguez al asesino. Este sonrió y dijo.
Con gusto te lo diré.
Todo comenzó hace un año, cuando fui a una de mis consultas anuales al médico, ese día… cambio mi vida para siempre, me habían diagnosticado un tumor en el cerebro y que de paso era inoperable, me dieron de 1 a 2 años de vida, y eso si seguía el tratamiento intenso que los especialistas me harían, yo acepte hacerlo, tenía esperanzas de salir bien y que dios se apiadaría de mí, pasaron los meses y hubo leve mejoras pero los médicos seguían dándome el mismo tiempo de vida.
El asesino interrumpió su dialogo, para buscar una silla y sentarse luego prosiguió.
Decidí… abandonar el tratamiento, no tenía lógica seguir haciéndolo si igual iba a morir, fue entonces cuando decidí refugiarme en los brazos de dios, buscar ayuda divina, me hice padre católico, me había vuelto fiel devoto a dios, todos los días rezaba, suplicaba, anhelaba que dios me hiciera el milagro de curarme, pasaron algunos meses y yo me sentía mejor, estaba casi convencido de que dios había escuchado mis plegarias, mientras tanto yo había empezado a tomar muy en serio mi vocación, me gustaba ayudar a las personas.
Finalmente fui al médico, mi ilusión de que el tumor había desaparecido era grande, pero para mi sorpresa no fue así.
! Dios había ignorado mis plegarias ¡ ! dios me había abandonado ¡
Rodríguez trato de calmar al asesino y con mucha dificultad lo llamo por su nombre.
SANTIAGO… cálmate un poco escúchame, no me imagino como se debe sentir estar sentenciado a muerte, pero eso no justifica que hayas matado a esas personas, no se lo merecían, ellos no tenían la culpa de lo que te está pasando a ti.
Santiago lo fulmino con la mirada y le dijo.
Ellos no tenían la culpa, pero tampoco tenía el derecho de vivir, por pecadores, esas vidas de las cuales ellos disfrutaban, deberían habérmela dado a mí, dios debió haberme dado más vida a mí, yo siempre fui un hombre honesto, sincero, jamás le hice daño a nadie.
Santiago se sonó los dedos de las manos y sonriendo le dijo a Marcus, quien ya había recuperado la conciencia
Bienvenido a ¿estás listo para morir?
Marcus palideció y comenzó a mirar a los lados.
Santiago le pregunto.
¿A quien buscas? ¿A tu querido mentor?
Santiago se paró y se dirigió a las cortinas negras que estaban cubriendo algo, quito las cortinas. Marcus y Rodríguez quedaron horrorizados.
José estaba clavado en una cruz, grande que estaba sostenida por unas guayas resistentes y dichas guayas estaban bien sujetas a las columnas de los cimientos. Las muñecas de José se veían claramente atravesadas por unos clavos grandes, igualmente los pies, José estaba desnudo y la postura de su cabeza era como la de Jesús cuando ya había muerto en la cruz.
Ahí está tu mentor, era una piedrita en el zapato.
Marcus estaba en shock, intento hablar pero las palabras no le salieron.
Eres un maldito Santiago.
Dijo Rodríguez,
Santiago sonrió y le dijo.
No te alteres lo mejor está por venir, te diré como seleccione a mis víctimas y por qué las mate.
Luego de mi gran decepción con dios por no haberme ayudado, yo busque desesperadamente ayuda en todo los lugares posibles, fui a brujos, a curaciones espirituales, pero nada podía ayudarme, hasta que un día un hombre experto en controlar la magia negra me dio un libro, dicho libro decía como uno podía invocar a LUCIFER, yo no dude en hacerlo, una noche lo intente, hice todo lo que me indicaba el libro, pero como veía que nada pasaba me sentí de nuevo frustrado, pero… al pasar los segundos, vi como una ser abominable, hacia acto de presencia ante mis ojos, era el demonio, yo quede paralizado no sabía qué hacer.
Luego de eso LUCIFER me pregunto ¿por qué lo había invocado?, pero antes de yo responderle ya el había dado con la respuesta, él me sonrió, pensé que se estaba burlando de mí y que no me ayudaría, pero se acercó a mí y me susurro al oído.
“entrégame 6 almas que hayan cometido pecados que a ti te parezcan imperdonables, cuando las mates encadénalas y márcales el número 66 en la frente, así esas almas pasaran directamente al infierno y no recibirán un juicio en el purgatorio, si haces esto te daré mas vida de la que puedas imaginar, te daré la vida que dios te negó”
Yo dude en hacerlo, pero no tenía alternativa, el ser que la humanidad tanto odia y le teme, ese ser había decido ayudarme, así que acepte y comencé a llamarlo maestro.
Rodríguez lo miro desconcertado y pensó.
! Está loco ¡definitivamente ese tumor en el cerebro lo está afectando mentalmente, tal cosa no puede ser posible, seguramente ese tumor lo ha hecho ver ilusiones y cree que el en verdad pudo hablar con el diablo.
Se lo que piensas Rodríguez.
Dijo Santiago esbozando una sonrisa.
Crees que estoy loco pero no es así.
Rodríguez palidecido y pensó.
¿Acaso me leyó el pensamiento?
Santiago comenzó a caminar de un lado a otro para seguir con su relato.
Luego de que me convertí en un fiel servidor de mi maestro, comencé a pensar a quien mataría primero, pero mientras planeaba eso, utilice el libro para entrenarme y volverme experto en utilizar la magia negra, de día era el respetable y admirable padre Santiago y de noche era un hombre aprendiendo magia negra y planeando todo para así buscar la manera de alargar su vida.
Finalmente la grandiosa idea toco mi mente, yo utilizaría mi vocación como padre católico para seleccionar a mis víctimas, fue así como me esforcé para que el padre Damián me permitiera que las personas confesaran sus pecados conmigo en el confesionario. Después de lograrlo, mi primera víctima no tardó en llegar.

Daniel y Andrea ya habían llegado a la iglesia, y sin perder tiempo buscaron al padre Damián.
Padre ¿hay algún lugar por donde se pueda entrar a los cimientos de la iglesia?
Pregunto Daniel mientras sacaba su pistola.
El padre estaba confundido no entendía nada.
Si pero… ¿qué pasa? ¿Por qué saca esa arma en la casa de dios?
No hay tiempo de decírselo o explicárselo padre, llévenos a la entrada de los cimientos.
Andrea, Daniel y Damián, se dirigieron a los cimientos de la iglesia a toda prisa.
Santiago paro de dar vueltas de aquí para allá y se volvió a sentar llevo sus manos a la cabeza y se alboroto el cabello, sonrió y prosiguió con su relato.
Conocí a Sabrina fuentes, era una muchacha encantadora, muy coqueta, ella venia mucho a la iglesia a ayudarnos… un día ella decidió confesarse conmigo, me confeso que tenía una relación con alguien pero que ese alguien no era un hombre sino una mujer, me sorprendió cuando ella me lo dijo jamás pensé que fuera una maldita lesbiana, o mejor dicho una Sodoma por así decirlo. En fin el hecho es que sabía que mi primera víctima había llegado. Luego de esa confesión de Sabrina, planee mi ataque, la invite a dar un paseo una noche por la playa, fue ahí donde le di la primera alma a mi maestro, la apuñale 66 veces con una daga que yo mismo diseñe, fundiendo prendas de oro que yo no utilizaba. 66 puñaladas, esa fue una idea mía para honrar más aun al ser que me iba a dar una vida larga.
Sabrina fuentes fue la primera “la Sodoma”
Luego de eso pasaron unos días y luego llego la joven Andrea, a ella también le toco confesarse conmigo porque el padre Damián tenía que ir a la casa del alcalde fuentes, para rezar por el alma de Sabrina, no sé ni para que lo iba a hacer si esa alma ya pertenecía a mi maestro. En fin lo cierto es que Andrea cuando se confesó conmigo me revelo 2 cosas la primera era que ella había cometido acto carnal, cuando ella me dijo eso pensé por momento en matarla, pero luego me dijo que ella en realidad había sido violada por un chico que la invito a su casa, los padres del chico no estaban en su casa y este aprovecho y la violo.
Seguramente es Antoni.
Pensó Rodríguez quien escuchaba atentamente a Santiago, al igual que Marcus.
Cuando ella me dijo que Antoni Rivero, la había violado, no dude ni un segundo en matar a ese chico, lo detestaba, lo vi varias veces aquí en la iglesia cuando había misa y se creía un don juan, era un baboso asqueroso. Por eso no dude en matarlo, esa muerte la disfrute… convertí su cuerpo en una obra de arte, le di grandeza a ese chico que se creía alguien grandioso.
Antoni Rivero el segundo en morir “el violador y lujurioso”
La segunda cosa que me revelo Andrea fue que… que había descubierto que su madre tenía un amante y que ese amante era uno de los mejores amigos de su padre… juan.
Antes de matar a juan, yo fui a visitarlo a su casa había quedado con él en verme, el me conseguiría este disfraz y la máscara, que por cierto es una lástima que se haya roto. Yo le revele a juan que yo era el asesino, pero a su vez le ofrecí una fuerte cantidad de dinero por su silencio y por las coas que me iba a conseguir, le dije al muy imbécil que no le comentara a nadie, pero el de bocón le comento a José. Cuando llegue a su casa le pregunte a Juan si tenía una amante, él no me quiso decir, en fin lo mate y decore el lugar del crimen muy bien. Eso también lo disfrute mucho, las 30 monedas de plata eran el símbolo de la traición de Juan hacia su mejor amigo.
Bien ya les he revelado 3 de mis crímenes, el 4to ya ustedes sabrán por que mate a Helena por infiel, ha… por eso el crimen de Helena y Juan tuvieron algo de parecido, por eso a los dos les puse las 30 monedas de plata, Pero Rivas era un imbécil que no se dio cuenta de eso, de hecho yo me acerque a hablar con Daniel, lo confundí, le di una leve pista, pero el muy imbécil no la capto, esa noche que mate Helena, por mi mente paso, disfrutar del placer carnal, pero no podía rebajarme a es.
Juan y Helena “el traidor y la infiel”
La 5ta victima la tienen ante sus ojos, el estorbo de José, desde que comencé a matar, José había estado tratando de averiguar quién era yo, el muy imbécil utilizo sus habilidades en la magia negra para desvelar mi identidad, el maestro me advirtió y yo en seguida hice un conjuro, para que el no pudiera ver mi identidad en los tabacos, luego le mande un mensaje por medio de magia negra, 5 velas quedaron encendidas en su cabaña, era las 5 muertes que se aproximaban, el muy imbécil no lo entendió.
Daniel finalmente llego a la entrada de los cimientos y les pidió al padre y a Andrea que se quedaran afuera, y que pidieran refuerzos en la central de homicidios.
Tarde o temprano vas a caer Santiago.
Dijo Rodríguez.
Mientras que Marcus se llenó de valor y dijo.
Pagaras por lo que le hiciste a José desgraciado.
Santiago sonrió y dijo.
¿Ustedes dos no se han dado cuenta de la situación?
Uno de ustedes se convertirá en la 6ta víctima y el otro será culpado de ser LA SOMBRA DE LA MUERTE, ósea uno de ustedes tendrá el placer de ocupar mi lugar, mientras otro cederá su alma a mi maestro.
! Maldito loco no te saldrás con la tuya ¡
Exclamo Rodríguez, mientras utilizaba todas sus fuerzas para zafarse de la silla donde estaba amarrado.
Santiago se acercó a los dos y saco la daga, primero señalo a Rodríguez y luego señalo a Marcus y dijo.
Marcus tu serás… el que ceda su alma a mi maestro y usted Rodríguez será presentado ante el pueblo de vista al mar como LA SOMBRA DE LA MUERTE, mientras que yo cumpliré con el pacto que hice con mi maestro y el me dará más vida de lo que un hombre pueda imaginar.
Rodríguez trato de intimidar a Santiago, ya Rodríguez había deducido que se encontraban en los cimientos de la iglesia.
¿Crees que nadie sabe dónde estamos? Yo sé que estamos en los cimientos de la iglesia y pronto el padre Damián notara tu ausencia y se lo dirá a Daniel y Daniel sacara conclusiones rápido y sabrá que tú eres el asesino.
Santiago se privó de la risa, y entre risas le dijo a Rodríguez.
El padre Damián es un imbécil que no sabe lo que pasa a su alrededor, el todas las noches salía a dar un paseo, esos paseos fueron ventajas para mí los días que me tocaron matar, a mí me dio tiempo de matar y luego volver a la iglesia, bueno… excepto la noche que me toco matar a Helena, yo ya estaba disfrazado y estaba en mi cuarto cuando me dispuse a salir escuche que el padre Damián abrió la puerta de mi cuarto, yo había hecho el típico truco de adolecente, poner dos almohadas juntas y arroparlas con las sabanas, él pensó que estaba arropado de pies a cabeza por el frio intenso que hacia esa noche, luego cerró la puerta y me asegure de que fuera a dar su paseo de todas la noches.
Santiago comenzó caminar y luego dirigió su mirada hacia el cuerpo crucificado de José sonrió y dijo.
Este imbécil robo, una moneda de plata cuando mate a juan.
No se cómo lo hizo pero ese estorbo logro saber que yo era el asesino y vino a confrontarme, me amenazo con decirle a todo el mundo que yo era LA SOMBRA DE LA MUERTE, yo me hice el acorralado y le prometí que me iría pero que esperara un tiempo para pensar en una buena excusa del por qué me iba a ir de vista al mar, por eso dure 2 meses sin matar, luego que supe donde quedaba la cabaña de José, sorprendí a ese imbécil y por suerte también estaba su discípulo.
Logre dominarlos a los dos, el maestro me doto de una fuerza y pude con los dos, y los traje hasta aquí sin que nadie se diera cuenta.
Ha por cierto yo mataba cada 6 días, para completar el numero favorito de mi maestro 666.
Bien se acabó la confesión, es hora de morir Marcus.
Santiago se acercó a Marcus dispuesto a quitarle el alma, pero justo a tiempo llego Rivas y apuntando a Santiago con su pistola, dijo.
Si lo haces no voy a dudar en dispararte.
Santiago se viro y arqueo las cejas al ver a que Daniel había llegado a los cimientos.
¿Qué demonios haces tú aquí?
Santiago fulmino con la mirada a Daniel mientras que este le dijo.
¿Por qué no le preguntas a tu maestro?
Santiago contrariado le dijo
¿A qué te refieres?
Hay un pequeño detalle con el cual tu no contabas y es que Andrea tenia visiones antes de que tu mataras a esas personas, y hoy no fue la excepción, tuvo la visión cuando tu ibas a atacar a Rodríguez, y luego de que mataste a su madre, ella relaciono su muerte con la de juan y pronto saco la conclusión de que tú eras el asesino, porque ella no le había dicho a nadie lo de su madre y lo de juan, solo te lo había dicho a ti, y el detalle de las 30 monedas de plata nos ayudó también.
Santiago palideció y luego exclamo.
! Visiones ¡ ¿pero cómo? ¡Claro¡ finalmente dios entro al juego y tomo como jugadora a Andrea, esas visiones no son obras de mi maestro, sino obra de dios, es un poder divino que obtienen las personas, de alma pura. Entonces dios finalmente ha hecho acto de presencia, una razón más para odiarlo.
Baja el arma y entrégate.
Le ordeno Rivas a Santiago, este no hizo caso a la orden de Rivas y en un ataque de ira corrió hacia Daniel empuñando la daga, Daniel le grito tres veces alto, pero este no hizo caso, Daniel sin pensarlo 2 veces disparo, el disparo hizo eco en los cimientos, Santiago cayo de rodilla, luego se fue de medio lado y quedo tendido en el piso con un disparo en el pecho.
Apuesto que esto no lo previste con tu magia negra ¿verdad?
Dijo Daniel mientras apuntaba a la cabeza de Santiago.
Tú eres un maldito asesino y si mueres te pudrirás en el infierno, y si vives te pudrirás en la cárcel.
A Santiago le comenzó a salir sangre por la boca, el tiro en el pecho había sido fulminante, mientras agonizaba vio que alguien más llego al lugar.
Ma… ma… maestro, ¿cómo permitió que esto pasara?
Lucifer había hecho acto de presencia, pero solo Santiago lo podía ver, los demás presentes ignoraban la presencia de este ser, solo pensaban que Santiago estaba delirando.
Yo hice todo lo que pidió pero… no me dijo sobre esto.
“mi querido discípulo yo ya te había ayudado bastante, te enseñe mucho, y ambos hicimos un trato tú me darías 6 almas y yo te daría más vida de la que dios te había dado, pero… en vista de los acontecimientos, veo que no cumpliste con tu parte del trato, solo me diste 5 almas, así que temo que tu alma será la 6ta la cual yo me tenga que llevar”
Pero maestro… ¿cómo va hacer eso? Teníamos un trato apiádese de mi por favor.
“Lo siento pero así son las reglas quien juega con fuego se puede terminar quemando”
El maestro acerco sus negras manos, que olían azufre, y tomo el alma de Santiago, reclamándola como suya.
Santiago finalmente murió, y al morir Daniel se dirigió a desatar a Marcus y a Rodríguez. Un olor a azufre llego a los cimientos de la iglesia, los tres hombres se vieron las caras, luego miraron el cuerpo de Santiago, su juicio final le había llegado.

Semanas después
La personas estaban incrédulas, al saber la identidad de quien era el asesino, que los aterrorizo durante meses, pero la tranquilidad había llegado de nuevo a vista al mar, el caso estaba oficialmente cerrado, el alcalde y la central de homicidios, le entregaron reconocimientos a Daniel Rivas y al comisario Rodríguez por su gran valentía y arriesgarse en el caso más terrorífico que han vivido los ciudadanos del pueblo.
Finalmente Daniel, había culminado su trabajo y se disponía a regresar a la sede de la policía nacional, pero antes de ir se, tenía que asistir a una cita en la playa.
Pese que te irías sin despedirte de mí
Dijo Andrea que estaba algo triste con la despedida de Daniel.
La verdad no me gusta despedirme pero en este caso hare una excepción.
Dijo Daniel.
Se acercó a Andrea y le dio un beso tan apasionado que Andrea quedo sin aliento.
Vaya… esto no le esperaba, así que no soy la única que siente algo.
No eres la única.
Le confirmo Daniel.
¿Te volveré a ver?
Pregunto Andrea.
Daniel sonrió y dijo.
Luego de este gran beso, seguramente mis venidas aquí se harán frecuentes.



Policía nacional sede central

Luego de que Daniel llego, a la sede central, fue saludado por sus compañeros, recibió felicitaciones de parte de ellos, ya todos sabían la noticia que había resuelto el caso de LA SOMBRA DE LA MUERTE.
Daniel fue llamado por el comandante de la policía nacional, Carlos Acosta. Un hombre de 50 y tantos años, cabello canoso, piel morena; Acosta tenía una carácter fuerte, había llamado a Daniel para felicitarlo y decirle algo más.
Espero que te hayas divertido mucho en vista al mar.
Dijo Carlos.
Daniel sonrió y dijo.
Diversión no es una palabra para definir mi experiencia en ese caso.
El comandante frunció el ceño y luego entrego una carpeta a Daniel.
¿Qué es esto?
Pregunto Daniel y el comandante sin vacilar le dijo.
Tu nuevo caso claro si decides aceptarlo, en un pequeño pueblo, las personas están siendo asesinadas brutalmente, las personas están aterrorizadas y la policía local no sabe cómo manejar la situación, nos han pedido ayuda, el asesino ya tiene un nombre que los propios pueblerinos se lo han puesto EL VERDUGO. ¿Aceptaras? o ¿le doy el caso a otro?
Daniel frunció el ceño y luego esbozo una sonrisa y dijo.
Acepto el reto.



Autor:
Visitas: 4004



Busquedas terrorficas
Búsqueda personalizada
Especiales
Pnico en el bosque Extraos experimentos Sonidos alcantarilla Fantasma cementerio Fotos de fantasmas
Juegos terror y miedo
Vdeos de terror


Sugerencias - Aviso legal - , 2024 a justdust.es company.
just dust company