Menú
Categorías

Esperen,no me dejen aqui


Nabor que en paz descanse, se dedicaba a la venta de servicios funerales y fue supervisor de un grupo en el que trabajaba. El señor que no era de mucha plática nos sorprendió cuando muy serio comentó:
- Fue en uno de esos días que me toco llevar un féretro al cementerio en compañía de cuatro compañeros.
- ¿Por qué cuatro, si para manejar la carroza solamente se necesita una persona? – le pregunte interesado.
- Pues resulta que para cargar un ataúd se necesitan cuatro hombros – agregó sonriente -, el difunto hacia unos meses había perdido esposa e hija y se encontraba solo, por lo que decidió quitarse la vida.
- Dicen que el que se suicida, jamás encuentra el descansó eterno – comente tratando de hacer la charla mas interesante.
- No te adelantes que yo soy el que esta narrando la historia – me comento con severidad -; Pues resulta que el difunto era de compleción delgada, no muy alto que digamos, pero es el más pesado que he cargado. El sepelio fue muy extraño, los familiares lloraron muy poco, por no decir que nada. El sol ya se estaba ocultando cuando regresamos a la carroza, para nuestra sorpresa observamos las cuatro llantas sin aire, las habían rasgado con tanta saña que era imposible la reparación. Después de haber sido quienes fueran al frente de aquel desfile fúnebre que se dirigía al cementerio, terminamos pidiendo un aventón para llegar al poblado mientras que el velador nos despedía con un saludo muy serio.
- El velador seguramente fue el que le amoló las llantas – comentó mi amigo Antonio desde el lugar en que se encontraba y continuó trabajando sin darle mucha importancia a las palabras del viejo.
- El no fue – contestó muy serio el señor -; resulta que regresamos al cementerio con las llantas para la carroza, nos habían dicho que en ese lugar se acostumbraba robar los carros, pero no destruirlos. Ya muy cerca de la media noche, todos nos encontrábamos listos para irnos. De pronto me percate que un compañero faltaba, lo esperamos por un breve instante, mientras nuestra intranquilidad crecía y no tardo mucho tiempo para que fuéramos en su busca. Nuestras voces fueron la causa de que el velador saliera del cementerio como un muerto viviente y nos preguntara que era lo que sucedía. Brevemente le explicamos que no encontrábamos a Guadalupe. El velador se puso muy serio y nos preguntó que si nosotros éramos los de la carroza. Después de contestarle que si, suspiro con preocupación y externó que esperaba que no fuera nada grave. La búsqueda de Guadalupe continúo y cuando más desesperados no encontrábamos, lo observamos frente a la reja del cementerio, parecía dominado por una fuerza sobrehumana. Apenas logro señalar el lugar donde habíamos enterrado al difunto, el pálido reflejo de la luna hacia blanquear las tres tumbas de aquella familia que nuevamente se encontraba junta como en los días felices. Me pareció mirar unas sombras con forma de ser humano, pero no le preste atención hasta que Guadalupe pudo tartamudear y decir “Mi mi mi miraste e e eso” “ E e e escuchaste su su voz.” No mire ni escuche nada, le comente con la intención de calmarlo. Mi argumentó no era suficiente para desvanecer aquellas tres figuras que se encontraban en el interior del cementerio. Son ellos, comentó el velador. De pronto se de dejo escuchar unos gritos que decían: ¨Esperen, no me dejen aquí.¨ El velador nos clavo una mirada de interrogación, insinuando si se trataba de compañeros nuestros. Con un movimiento negativo de cabeza le dije que no. En lo particular me encontraba a acostumbrado a tratar al difunto encontrándose en la caja, pero no enterrado, todo lo contrario al velador que vivía rodeado de esqueletos. Acompáñenme para investigar que es lo que sucede nos sugirió el velador. Sin muchos ánimos aceptamos y comenzamos a recorrer los silenciosos pasillos del cementerio, con la única intención de conocer quien era el que nos hablaba. Las linternas que temblaban en nuestras manos no iluminaban lo suficiente como para explorar detalladamente el terreno, aún así lograron verificar que nadie se encontraba en este lugar, solamente un enorme bou con su fúnebre canto se dejaba escuchar.
- Casi ni te creo – comentó mi compañero que ya se encontraba escuchando la platica.
-, ¿Y porque e de mentir? – Interrogó Nabor -; nada gano con ello, además ya no son unos niños.
- Te creo – intervine para que continuara con su relato.
- Estábamos ahí adentro – continuo el anciano -; aún con la duda de lo que habíamos escuchado, buscamos sin encontrar al gracioso que nos llamo. Dispuestos a marcharnos dimos media vuelta, pero a nuestras espaldas, nuevamente escuchamos: ¨Esperen, no me dejen aquí.¨ En esta ocasión no era un simple grito, se lamentaban desgarradoramente. Más nerviosos que nunca comenzó nuevamente la búsqueda, pero en esta ocasión mucho mas detallada y nos dispersamos en los diversos pasillos examinando todo rincón de las lapidas que se encontraban alrededor y no encontramos a nadie. Imaginando trataban de jugar una broma, acordamos irnos, y aprisa salimos del cementerio y de la misma forma subimos a la carroza, pero cuando todos nos encontrábamos dispuestos a marcharnos observamos en el interior del cementerio a tres sombras que nos hacían señas y nuevamente nos decían ¨Esperen, no me dejen aquí.¨ El Velador que no había querido abandonar su centro de trabajo, salió corriendo y nos pidió que le diéramos un aventón a su casa. En el trayecto nadie hablaba del asunto pero todos teníamos en mente lo que habíamos escuchado.
- Algún gracioso que los quiso asustar – externó mi compañero.
Don Nabor guardo silencio por lo que comprendimos que hablaba con la verdad y existen espíritus que no saben que han muerto y se quedan penando, por un tiempo indefinido hasta que alguien le dice que ya murieron. Si, “Esperen, no me dejen aquí” Pueden ser tus ultimas palabras después de muerto



Autor:
Visitas: 9867



Busquedas terroríficas
Búsqueda personalizada
Especiales
Pánico en el bosque Extraños experimentos Sonidos alcantarilla Fantasma cementerio Fotos de fantasmas
Juegos terror y miedo
Vídeos de terror


Sugerencias - Aviso legal - , © 2021 a justdust.es company.
just dust company