Menú
Categorías

Yo no creía en esas cosas


Hace ya mas de 20 años, cuando mi esposa y yo eramos dos jovencitos, aun eramos novios, y ninguno de los dos creia en nada paranormal ni apariciones ni ninguna cosa al respecto.
Fuimos invitados a una fiesta de cumpleaños deuno de sus tantos primos en su casa. Dicha casa quedaba en un pequeño barrio que se encontraba en la zona suburbana, aislado en medio de un espeso monte. Ya habiamos estado ahi muchas veces durante el dia, pero nunca por la noche.
En aquel tiempo estabamos sin carro, por lo que tuvimos que viajar en bus. Llegamos como a las 5 de la tarde y en la parada del bus nos esperaba su primo para llevarnos hasta la casa en su carro, y asi evitarnos la larga caminata.
La fiesta comenzo como a las 9 de la noche, y nosotros nos quedamos hasta las 4 am, la fiesta continuaba y todo el mundo estaba tan metido en lo suyo que no nos despedimos de nadie mas que del primo. El ofrecio a llevarnos, pero no podiamos sacarlo de la fiesta cuando tenia tantas personas para atender, asi que le dijimos que no y dudando un poco asintió.
Al salir de la casa nos llamo la atención la enorme luna llena que habia ese dia. Iluminaba los campos con una luz blanca bien intensa, tanto que podiamos ver los campos de alrededor con lujo de detalles.
Eso nos dio una idea, podiamos caminar 3 kilómetros por la carretera que vinos hasta la parada del bus o cruzar solo 1 solo km atravesando el espeso monte. Decidimos ir por el monte, ya que estabamos muy cansados de tanto bailar y aprovechando que la luna nos alumbraba el camino de gran forma.
Nos dirigimos a la parte de atras del barrio, donde termina y tomamos el angosto camino por el campo. Poco a poco nos alejamos del barrio, podiamos ver a lo lejos las luces que dejabamos atras, y llegamos a un area donde hay un macabro y muy pequeño puente que cruza un riachuelo de aguas oscuras y silenciosas. Estabamos a mitad del camino a recorrer.
Caminabamos por la segunda mitad del camino y el paisaje ahi era muy difirente, a ambos lados teniamos pastizales secos que eran casi de nuestra altura, y que impedian la visibilidad, solo podiamos ver adelante o atrás, al mismo tiempo que el camino de tierra se converta en una franja mas ancha de rocas desparejas y puntiagudas a las que habia que prestar mucha atención para no tropezar y caer. Nosotros dos conversando y comentando como estuvo la fiesta, veniamos relajados, distraidos y no prestamos atención a nuestro alrededor; como dije antes no creiamos en nada paranormal y estabamos mas que tranquilos que ningun delincuente nos estaría esperando para asaltarnos en un monte por donde no pasa ni un alma.
De momento, un fuerte ruido en los pastizales a uno de los lados apago nuestras voces por completo; fue como si alguien o algo se moviera abriendose paso entre aquella reseca vegetación. Seguimos caminando sin detenernos y sin quitar la vista del pastizal, el ruido volvio a repetirse y los dos vimos como el pastizal se movia con violenca. Esto nos aseguró que algo o alguien estaba ahí, pero el camino desparejo, muy desparejo de rocas nos impedía correr.
El evento se sigió repitiendo y pareceia venir en direccieon al camino, cada vez mas cerca hasta que llego al bode del camino. En ese momento vimos como una sombra espesa y oscura cruzó el camino delante de nosotros, e inmediatamente despues de eso el ruido comenzo del otro lado del camino. Sin mediar palabra nos miramos y a pesar del camino rocoso corrimos lo que nos quedaba de camino, tropezando, tratando de ver hacia atrás.
Llegamos a la carretera principal y nuestros acelerados corazones empezaron a calmarse. No asi nosotros que no dijimos ni una palabra hasta que llegó el bus y estuvimos sentados en el.
Lo que sea que pasó esa noche por nuestro camino, a los dos nos dejo una sensación como de que nos hubiese seguido hasta la casa, algo que parecía estúpido, pero ambos tenímos la misma sensación y asi mismo cuando llegamos a la casa y estabamos solos, tanto a uno como al otro nos daba esa sensación como de sentirse observado.
Cuando llegamos era tan tarde que mi esposa ya estaba casi atrasada para ir a trabajar, asi que se dió un baño, tomo rápidamente un café y partió a su trabajo. Yo por mi parte la acompañé hasta el café y regresé a la cama, era sábado y yo descansaba ese día. Cuano regresé a la cama y apagué la luz sentí claramente como alguien se sentaba a los pies de mi cama, senti claramente como ela cama se hundia y me levantaba a mi levemente. Justo a los pies de la cama estaba la ventana, por la que se metían levemente la suave luz del amanecer, por lo que levanté mi cabeza para ver quien estaba ahi y no había nadie. Me tape hasta la cabeza y temblando de miedo o de nervios me quedé dormido.
A partir de ahí comenzaron una serie de eventos extraños, algunos que ni me atrevo contar a nadie y que hasta el dia de hoy me persiguen.


Autor:
Visitas: 1797



Busquedas terroríficas
Búsqueda personalizada
Especiales
Pánico en el bosque Extraños experimentos Sonidos alcantarilla Fantasma cementerio Fotos de fantasmas
Juegos terror y miedo
Vídeos de terror


Sugerencias - Aviso legal - , © 2019 a justdust.es company.
just dust company