Menú
Categorías

Relato #03 - silvia...


Esta historia nos pasó a mí y a un amigo.

Silvia, silvia, silvia... Dime mi muerte a cambio de nada.

Seguramente habéis oido la historia de que si dices "Silvia" tres veces sugetando una vela en una habitación a oscuras con un espejo en frente tres veces os aparece ella y os muestra vuestra muerte. También he oido que si dices "dime mi muerte a cambio de nada" es posible que te diga y muestre como morirás sin pedirte nada a cambio. Todo sucedió así:

Estabamos un día mi amigo Adrián y yo en mi casa. Mis padres no me controlaban, yo era pequeño así que quería probar cosas nuevas.
Mi hermano, tiempo atras me contó que en su colegio, había un chico que tenía una prima satànica, y ella probó de hacer esto de Silvia, pero no funcionó. Al momento, ella se giró y tenía un espejo detrás, en él se reflejaba el mismo Satán, Luzeb, Belcebú, Diablo, Lucifer, Satanás, Andariel...
Le conté esto a mi amigo y fuimos a probarlo. Antes de entrar en mi lababo con una vela en mano de advertí e informé de que mi hermano probó eso y no ocurrió nada, bueno, nada de lo previsto. Él, sin darse un golpe salió con un morado enorme en la rodilla.
Sin miedo entramos y lo probamos. Mi amigo fue a salir y entonces la puerta se cerró de golpe. No sé que coño pasó.
Yo, cansado de golpear la puerta para abrirla, cogí una pequeño armario y lo estampé contra la puerta, dandole así, golpes.
Con tan solo darle uno, ya se abrio la puerta. Dejé donde estaba el pequeño armario y me acerque a abrir la puerta, que entonces estaba entreabierta.
Nuevamente la puerta se cerró ante mis ojos.
Oí gritar un par de veces a mi amigo, luego, se calló. Me acerque a la puerta, y la abrí sin dificultad. Entonces entré y ví estirado en el suelo a mi amigo, las piernas le sangraban.
Lo levanté y entonces le ayudé a moverse hasta la puerta. Entonces, por tercera vez, la puerta se cerró.
Ahora yo sentí dolor en los pies. Al final, sola se abrió la puerta.
Mis pies también estaban dañados. Nos arrastramos hasta la salida, él siguió arrastrandose hasta mi habitación, no quería que mi madre se enterase de nada. Yo me giré.
Y en el espejo ví a una chica rubia. Ella sonrió.
Tras eso, de golpe, la puerta se cerró.

Sé que sonará a locura, pero miramos nuestras heridas y vimos que eran iguales, o casi. También nos fijamos en que estas tenían letras, o eso parecian, solo entendimos "sta6", o algo así. Por suerte, no recuerdo bien aquél suceso.




Autor:
Visitas: 4671



Busquedas terroríficas
Búsqueda personalizada
Especiales
Pánico en el bosque Extraños experimentos Sonidos alcantarilla Fantasma cementerio Fotos de fantasmas
Juegos terror y miedo
Vídeos de terror


Sugerencias - Aviso legal - , © 2020 a justdust.es company.
just dust company