Menú
Categorías

Una simple ouija


La noche era oscura y fría, una fina cortina de niebla podía verse en el ambiente dando una impresión ligeramente inquietante al pequeño pueblo abandonado donde nuestros amigos habían decidido pasar la noche. Sobre la medianoche un coche aparcó en una de las solitarias calles y de él salieron cuatro jóvenes, sus nombres eran: Samuel, Mabel, Jose y Ana. Cogieron sus mochilas y demás objetos de acampada y se dispusieron a buscar un lugar en el que pasar aquella fría noche.
-Podíamos dormir en la iglesia al menos parece un sitio no demasiado frío, sugirió Tury. -De acuerdo-, dijeron todos mientras asentían con la cabeza. Después de haber preparado todo para pasar una larga noche se dispusieron a emprender el camino hacia el campo santo, después de haber
Caminado no demasiado tiempo llegaron al lugar indicado, el sitio tenia un aspecto bastante inquietante y al atravesar la oxidada verja de entrada sintieron un escalofrío recorrerles todo el cuerpo, se miraron entre sí y continuaron con el camino hasta llegar al osario.
El osario era un pequeño edificio sin ventanas y una puerta de madera deteriorada por el paso del tiempo, por dentro no era nada especial, estaba bastante oscuro y al fondo un profundo foso en el que todavía podía distinguirse algún que otro hueso y algunas calaveras; también podía verse un par de sillas tiradas por el suelo y nada más destacable.
-No me gusta nada este sitio murmuro Ana no me da ninguna confianza además desde que llegamos no sé si lo habréis notado pero tuve la impresión de que nos estaban observando.
-Serían los fantasmas- dijo Samuel con tono irónico, -este pueblo según me han contado sucedieron cosas inexplicables: apariciones fantasmales desapariciones de turistas... nada importante
-Cállate por favor me estoy arrepintiendo de haberos hecho caso a ti y a Tury, me esta dando miedo y además jugar con la ouija no es para tomárselo a broma q gente ha tenido accidentes y otros han muerto por confiar
Después de haber sacado el tablero de la mochila de Tury, encendieron las velas colocadas en el suelo de manera que estuviera iluminado el punto en el que estaban situados. Preparado ya todo para la sesión se sentaron todos en el suelo formando un circulo alrededor del tablero y comenzaron la invocación. Un escalofrío recorrió el cuerpo de los jóvenes y el vaso se empezó a mover despacio al principio pero al momento gano velocidad dando la impresión de estar fuera de control, hasta que de repente se paro en seco señalando a Tury. -Quien eres y que quieres pregunto el aludido-. Nadie respondió y el vaso se quedó inmóvil. Todos se volvieron hacia él y lo miraron con desconcierto y vieron que la cara había perdido su color natural. Repitió la pregunta de nuevo y esta vez el vaso si se movió para ir parándose sobre distintas letras que formarían un nombre: AZAZEL.
-¿Conoces ese nombre?- dijo al fin Ana con cara de preocupación
-Si, es un demonio, pero no debería estar aquí, y si es así no estamos seguros sobre todo yo, porque últimamente he tenido unos sueños muy raros en el que aparecía un macho cabrio de color negro que me miraba fijamente y me hablaba en un idioma extraño y al poco me despertaba bañado en un sudor frío inquietante. Acabado de decir esto un fuerte viento abrió la puerta del osario e hizo que las velas hicieran un amago de apagarse y de repente como si alguien lo empujara con una fuerza extraordinaria Tury salió disparado hacia la pared. Desconcertado y dolorido a causa del golpe salió corriendo de aquel lugar maldito, los demás lo siguieron mientras lo llamaban, pero este no hacia caso una densa niebla empezó a aparecer en el campo santo mientras tury desaparecía en medio de ella, lo volvieron a llamar pero seguía sin contestar y como por arte de magia la niebla empezó a desvanecerse y dejar al descubierto la soledad de la noche. Se miraron entre sí preguntándose dónde estaba su primo, tal vez se perdió en el campo tal vez ese nombre... pero nunca más se supo de él.



Autor:
Visitas: 8972



Busquedas terroríficas
Búsqueda personalizada
Especiales
Pánico en el bosque Extraños experimentos Sonidos alcantarilla Fantasma cementerio Fotos de fantasmas
Juegos terror y miedo
Vídeos de terror


Sugerencias - Aviso legal - , © 2020 a justdust.es company.
just dust company