Menú
Categorías

Diario de un superviviente (1 parte) (editado)


21 de Diciembre de 2012, ultimo día de clases.
Como todos los días despierto a las 6:30 AM, para irme al colegio, pero esta vez era diferente, claro era el ultimo día de clases.
Después de un día agotador, vuelvo a mi casa, feliz ya que comenzaban las vacaciones, pero quien pensaría que me encontraría algo que me dejaría marcado de por vida. Mi familia, toda mi familia, muerta, mutilada, en ese momento lo único que pensaba era quien fue, y ahí estaba el causante de todo esto, un tipo de aspecto degradante, con su cara, prácticamente desfigurada.
Mi primera reacción al verlo es luchar contra el, y por mas que me esfuerzo, el tipo sigue de pie, es cuando se me ocurre la idea de tomar un cuchillo y clavársela en su cabeza, es ahí cuando el tipo, cae muerto, después de un momento de tristeza y dolor por la muerte de mi familia reaccione y llame a la policía, pero mi sorpresa fue que no respondían.
Es entonces es cuando salgo a la calle a pedir ayuda, pero mi sorpresa fue ver que la ciudad estaba siendo arrasada por miles de personas con el mismo aspecto del tipo, es ahí cuando un tipo asustado se me acerca y me dice que una plaga esta suelta y que esta infectando a la gente, matándolos y devolviéndolos a la vida al instante, pensé y me dije, esto era como en las película de George Romero, que ironía, mi director favorito, quien pensaría que ese día, era el comienzo del fin del mundo.

21 de marzo de 2013, a tres meses de la catástrofe.
Tres meses han pasado desde ese día, en estos momentos estoy en lo que alguna vez fue mi colegio, elegí este sitio por lo amplio y cerrado que es, un lugar perfecto para defenderse de esa plaga, una plaga que se expandió en tres días, infectando a 6 mil millones de humanos, quedando un puñado de supervivientes en todo el planeta, entre ellos estoy yo, que a mis 15 años ya lo había visto todo. Inspirado en las películas de George Romero, lo primero que hice fue buscar armas, aprendí a usarlas al cabo de un mes, la primera vez que me enfrente a un horda de zombies me sentía muy nervioso, pero al cabo de un rato, fue muy placentero deshacerse de esa manga de podridos, como yo les digo.
Ahora he comenzado a buscar supervivientes, no se si será la necesidad de ver a alguien, o para no perder la cordura.

13 de Abril 2013, no hay supervivientes.
Al cabo de un mes de búsqueda, no hay supervivientes, lo que me llevo a tomar medidas mas drásticas, era hora de irme de esta ciudad, y partir hacia otras ciudades, pero me faltaba una zona en que buscar, no se como diablos me olvide de esa zona, esta zona esta muy apartada de la ciudad, al llegar al lugar lo primero que vi fueron un montón de podridos buscando algo que comer, después de deshacerme de ellos, comencé a revisar todo el lugar, y cuando pensaba que no encontraría nada, me encuentro con el, Abdiel C. , en ese momento estaba muy asustado, no decía nada, así que hice lo mas humano posible, le pegue un puñetazo, a ver si se calmaba, pero solo lo deje inconsciente, mas le valía, me estaba inquietando.

03 de Mayo, Abdiel.
Yo estaba contento de haber encontrado un ser humano dentro de tantos podridos, lo que tenía que ser un momento de felicidad, no fue así ya que el siempre estaba callado, no decía ninguna palabra, era alguien muy reservado, pero con las armas se manejaba el muy bien. Ya han pasado 4 meses después de la catástrofe, yo y mi nuevo compañero estábamos comiendo algo de comida que encontramos, vencida por supuesto, cuando una horda de podridos irrumpió de inmediato los combatimos pero fue muy difícil ya que eran muchos huimos de ahí ,en ese momento digo, que batalla!, no lo crees?, el no respondió, que tipo mas frío, pensé.

21 de Mayo, un día terrible ......

Todo eso en la Segunda Parte.



Autor:
Visitas: 7347



Busquedas terroríficas
Búsqueda personalizada
Especiales
Pánico en el bosque Extraños experimentos Sonidos alcantarilla Fantasma cementerio Fotos de fantasmas
Juegos terror y miedo
Vídeos de terror


Sugerencias - Aviso legal - , © 2020 a justdust.es company.
just dust company