Menú
Categorías

No estamos solos


Era un día muy especial, ya terminaban las clases y Ana invitó a sus amigas María y Nerea a pasar un tiempo en su casa de campo con sus abuelos. Estas aceptaron sin rodeos y en un santiamén hicieron sus maletas.
Al llegar se quedaron asombradas de lo grande que era la casa de su amiga y enseguida comenzaron a recorrerla con gran entusiasmo. Lo que no se esperaban era lo que ocurriría por la noche.
Al oscurecer los abuelos comenzaron a festejar la llegada de su nieta y sus amigas con un baile muy extraño, cuando de pronto la abuela se comenzó a sentir mal. En ese momento todos se asustaron al ver que comenzaba a ponerse pálida, fue entonces cuando el abuelo de Ana la llevo al hospital dejando solas a las chicas.
Ya era demasiado tarde y las chicas, al darse cuenta que los abuelos de Ana tardarían mas tiempo, decidieron irse a dormir.
La habitación estaba muy oscura y las chicas comenzaron a sentir miedo de lo que podía sucederles. Al acostarse se asombraron de lo grande que era su habitación y del espacio que había entre las camas.
Como Ana era muy miedosa decidió acostarse en el medio de las tres camas así podía estar rodeada de sus amigas.
Comenzaron a escuchar ruidos y propusieron ir a buscar velas, a lo que nadie se animo a hacer. Al final decidieron tomarse de las manos, así tal vez se les pasaría el miedo. En medio de la oscuridad no podían ver mucho, pero lo lograron, al menos eso creían.
Al día siguiente sus abuelos regresaron y les preguntaron si no habían tenido miedo, ellas les respondieron que no por que tenían un truquito, cogerse de las manos. Cuando trataron mostrárselo a sus abuelos no lograron hacerlo de ninguna manera.
Hasta el día de hoy se preguntan a quien tomaron de las manos.


Autor:
Visitas: 7086



Busquedas terroríficas
Búsqueda personalizada
Especiales
Pánico en el bosque Extraños experimentos Sonidos alcantarilla Fantasma cementerio Fotos de fantasmas
Juegos terror y miedo
Vídeos de terror


Sugerencias - Aviso legal - , © 2020 a justdust.es company.
just dust company