Menú
Categorías

Manuscrito en el sagrado corazón


Lo que a continuación van a leer es una copia de un texto escrito por un tal S. J., un famoso interno de un hospital al cual se le atribuyen varias muertes después de su escape de una institución y el cual causo un gran temor debido al severo grado de trastorno mental que sufría así como de bipolaridad y múltiple personalidad que padecía.

Fue encontrado muerto en una noria en el panteón municipal, junto con una escuadra 9mm.



Hace pocos días, llegue a la ciudad de Yuriria en Guanajuato, para visitar una finca que me había sido heredada por parte de mi tío E. J. el cual a su vez había recibido el mentado fundo por parte de su tío, A. J.

En lo personal. Esta propiedad no me interesaba en lo absoluto, pues, francamente, no necesitaba yo ningún tipo de ayuda financiera, por tener un situaron económica bastante holgada, debido a una herencia mayor recibida de mi bisabuelo J. V.

Por lo tanto decidí acudir a Yuriria a revisar mi nueva propiedad solo por compromiso con mis otros familiares, los cuales podrían haberse ofendido en caso de que no hubiera ido yo a visitar el terreno que con tanto cariño (espero), mi tío me había cedido.

Así pues, después de establecerme en la ciudad, me dispuse a buscar la finca por mi cuenta, pues según yo, no precisaba ningún tipo de ayuda para encontrarlas, teniendo la dirección, y las escrituras a la mano.

Después de algún tiempo, llegue a mi nueva propiedad, de la cual quede muy decepcionado, pues aunque no tenia grandes expectativas respecto al fundo, resulto ser una propiedad fangosa, pequeña y extremadamente infértil, como para poder aprovecharla de cualquier forma, pero, mientras yo seguía examinando con asco la propiedad, se me acerco un viejo, el cual parecía tener ya unos 90 años, supuse que era el velador, y supuse también que el habría conocido a mi bisabuelo J. V., así como a mi tío.

Después de saludarnos, me pregunto si yo era el sobrino de E. J., cuando obtuvo mi respuesta afirmativa, su semblante cambio, y paso de ser un amable viejecillo a un senil viejo agresivo, con el cual, al ver que traía una hoz en las manos, preferí no tener que lidiar por lo tanto, me despedí y disculpe lo mas amablemente que pude, y salí de la finca lo mas rápido que pude.

Permanecí largo tiempo en la habitación en la que me encuentro escribiendo estas líneas largo tiempo, asustado por la idea de no ser bienvenido por la gente de Yuriria o quizás por la idea de ser atacado por aquel extraño viejo; fuera cual fuera la razón, permanecí escondido hasta que reflexione, y caí en cuenta de que solamente de que lo único que me asustaba de aquel anciano era el arma que portaba, por lo tanto, si llevaba con migo un arma superior a su hoz, podría reducirlo fácilmente por eso, decidí salir de mi escondite para conseguir una 9mm, lo cual en Yuriria es muy sencillo.

Así pues, ya con mi pistola en mano, volví a mi propiedad, donde desgraciadamente estaba aquel anciano, como esperándome con su hoz oxidada en riste, intente dialogar con el, enseñándole las escrituras, pero el viejo parecía no entender de razones por lo tanto, (me vergüenza escribir esto), sintiéndome poderoso le dispare al anciano justo en la frente, matándolo instantáneamente, inmediatamente después, un escalofrió recorrió todo mi cuerpo, pues supuse que todos los habitantes de la ciudad habrían escuchado el disparo, pero para mi sorpresa, todo seguía en calma como siempre; al haberme percatado que nadie había visto el homicidio, decidí deshacerme del cuerpo, arrojándolo en la noria la cual era suficientemente profunda como para ocultar un cadáver, por lo tanto, amarre una roca pesada al cuerpo, y lo arroje al fondo de la noria, sintiendo gran alivio, cuando, pasados unos segundos, el cuerpo del viejo no volví a ver jamás.

Han pasado ya 5 días desde que mate a aquel anciano, desde aquel día, he estado teniendo pesadillas, alucinaciones, y en mis pocos ratos de lucidez, me pongo a escribir, a veces pienso que me estoy volviendo loco, pero según he oído, los locos no saben que lo están, pero, de todas formas, se que hay algo malo en mi, en este cuarto en el que estoy encerrado, en esta maldita ciudad.

Que??, ……… se acerca, lo oigo, sube las escaleras………………. entre la oscuridad…………si, si, si………..es el , o ellos, ……….. todo da vueltas………… no se como estoy escribiendo esto………..o no, ……….. sálvame Dios mío,………….. Jesucristo apiádate de mi ayúdame…………… porque?........................... no!......... todo se vuelve oscuro, caluroso,……………….. horrible………… lo escucho………..me llama,………………… esta cerca, muy cerca……….no puede ser verdad…………tiene que ser un sueño, si, debo estar soñando, o loco, por favor que este loco, que todo esto sean alucinaciones!................. Oh, Jesucristo, ayúdame……………..aquí esta, lo veo………….Padre nuestro que estas en los cielos, santificado sea…


Aquí acaba el manuscrito encontrado en la cama de un hospital psiquiátrico “El Sagrado Corazón”

Yuriria, Guanajuato, 23 de Mayo de 1926


R. J.




Autor: Doctor Tarr
Visitas: 8994



Busquedas terroríficas
Búsqueda personalizada
Especiales
Pánico en el bosque Extraños experimentos Sonidos alcantarilla Fantasma cementerio Fotos de fantasmas
Juegos terror y miedo
Vídeos de terror


Sugerencias - Aviso legal - , © 2020 a justdust.es company.
just dust company